Sí, el cine tiene madre: Alice Guy

Debemos a Alice Guy la capacidad de ver más allá de un invento que en su época se le creía único interés como artefacto tecnológico. Ella fue la primera en utilizarlo para contar historias. Podemos decir sin ambajes, que fue la primera persona en ser profesional y vivir del cine.

Nacida en Francia (1873), pasó su vida a caballo entre este país y los EEUU, donde murió en 1968.

En 1895 trabajaba como secretaria del dueño de la empresa fotográfica Gaumont. Así que fue con él va a ver la primera ‘película’ de la historia: La llegada del tren a la estación de Ciotat” de los hermanos Lumière.  Inmediatamente se pone a trabajar en sus ratos libres y en 1896 crea la que consideramos la primera película como tal (porque narra una histroia y no se limita a mostrar lo que la cámara capta sin más): El hada de los repollos (Le fee aux choux)

Puesto que su jefe no ve el potencial y ella sí, logra convencerlo para crear una división cinematográfica… en pocos años pasaría a ser la actividad principal de la empresa. Ella misma diría en una entrevista: “si se hubiera previsto el desarrollo que iba a tener este maravilloso invento, es probable que se me hubiera negado el permiso, pero como el futuro todavía era un misterio…”.

En su afán por profundizar en la técnica y experimentar con ella, creará la coloración del celuloide (tintado), el retoque, la superposición, la cámara lenta y rápida, el primer playback (o krona, donde se grababan los éxitos musicales del momento imagen y sonido por separado y luego se sincronizaban), los primeros movimientos de cámara… En 1899 rueda la primera superproducción, con más de 300 extras, 12 decorados diferentes, exteriores… narrando “La vida y la muerte de Cristo”.

Con un ritmo de producción apabullante (3 películas semanales), rodó más de 1000 en su carrera (26 años como cineasta). Tocó todo tipo de géneros: documental, bélico, romance, social… Como “Making an American citizen” de 1912, del que podemos ver un fragmento (una pareja de inmigrantes va a USA y tras una serie de avatares, la mujer al final planta cara a su marido maltratador):

O “A las barricadas” de 1906 (L’Emeute sur la Barricade)

O el irónico juego de roles en “las consecuencias del feminismo”, también de 1906.

A fool and his money, 1912, es la primera película protagonizada íntegramente por negros. Hasta ese momento eran actores blancos los que se pintaban la cara. (No he encontrado el vídeo, aquí un fotograma).

Alice Guy, viajera empedernida, retrató la cultura de los más diversos lugares, como España:

En 1922 regresó a Francia con sus dos hijos y vendió su productora, Solax, para saldar las deudas que dejó su ex-marido. En 1957 la academia francesa le hizo un homenaje al que no acudió ningún periodista. Con 50 años escribió cuentos infantiles y a los 80 sus memorias… Pero su nombre cayó en el olvido.

Nos tenemos que preguntar, necesariamente, por qué se ha borrado de los libros una figura de tal importancia; por qué es ahora, tras más de 100 años, que empezamos a redescubrirla. Es por tanto muy urgente y pertinente criticar la historia que nos es contada, porque define quiénes somos en gran parte.

Desde aquí, un pequeño homenaje para darte las gracias por tu vitalidad y tu iniciativa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s